Cuba a favor de la paz mundial

Saturday, May 12, 2007

¡Aquí están las pruebas!

MIENTRAS la Administración de Bush valida la escandalosa liberación de Luis Posada Carriles, en Cuba han sido presentadas al público decenas de evidencias que comprueban la total responsabilidad de este agente de la CIA en la serie de atentados que sembraron el terror en La Habana a partir del 12 de abril de 1997.
Cuando en Newark, New Jersey, un Gran Jurado sigue estudiando, laboriosamente, un sólo fragmento de la verdadera colección de elementos que demuestran la implicación de Posada en esa campaña asesina, componentes utilizados para la fabricación de bombas y accesorios escogidos para la introducción clandestina en Cuba de más de 60 kilos de C-4 se alínean en el lobby del Centro de Prensa Internacional, Calle 23, entre N y O, en plena Rampa habanera.
Desde el televisor en el cual el salvadoreño Raúl Ernesto Cruz León introdujo en la Isla los explosivos que provocaron, el 4 de septiembre de 1997, la muerte del joven turista italiano Fabio di Celmo, hasta una de las ametralladoras compradas por Santiago Alvarez en un stand de la Miami Police Supply y reaparecida en Cayo Jutía entre las manos de un terrorista infiltrado, todo en la muestra apunta hacia Luis Posada Carriles,a quien el clan Bush acaba de liberar.
Aquí están las pruebas, desde los componentes de bombas encontrados con Cruz León, preparado para su misión de muerte por Francisco Antonio “El Panzón” Chávez Abarca, el hombre de confianza de Posada, hasta los “zapatos de C-4” entregados por el propio Posada a Otto René Rodríguez Llerena, a quien había reclutado personalmente en el restaurante Rincón Italiano de la calle Torriente, en San Salvador.
Iniciativa del Ministerio del Interior, la exposición ilustra con profusión de pruebas materiales hasta qué punto Luis Posada Carriles ha participado en cada fase de la conspiración orientada y financiada por los directivos del Comité Paramilitar de la Fundación Nacional Cubano Americana, con la orientación de la CIA y la complacencia del FBI.
La exposición Posada, la CIA y sus aliados: cuatro décadas de terror, muestra con decenas de pruebas materiales cómo varios terroristas reclutados y contratados por este agente de los Bush, han sido enviados en Cuba con todo el material necesario para la ejecución de atentados con bombas.
Acompañada por especialistas del Ministerio del Interior, varios de los cuales han investigado concretamente esta campaña de terror, la exposición ha sido mostrada en presencia de familiares de víctimas del terrorismo y de Los Cinco combatientes antiterroristas cubanos que siguen encarcelados por Bush por haber penetrado la red mafiosa de Miami.
Galería de Imágenes:

Labels:

Free Counter
Free Site Counter