Cuba a favor de la paz mundial

Friday, April 20, 2007

Donde los recursos energéticos serán la base del desarrollo.

El trascendental alumbramiento tuvo lugar en la ciudad de Porlamar, isla venezolana de Margarita, con la paternidad compartida de los gobiernos de las doce naciones que integran Sudamérica, ocho de las cuales estuvieron representadas a nivel de mandatarios en lo que constituyó la Primera Cumbre Energética convocada por el presidente Hugo Chávez, que, además, fue calificada de exitosa por sus participantes.
A la cita asistieron los presidentes Alvaro Uribe, Colombia; Néstor Kirchner, Argentina; Evo Morales, Bolivia; Hugo Chávez, Venezuela; Luis Inacio Lula da Silva, Brasil; Michelle Bachelet, Chile; Rafael Correa, Ecuador, y Nicanor Duarte, Paraguay, así como delegados Uruguay, Suriname, Guyana y Perú.
Darle seguimiento a esa problemática con aspiraciones de institucionalizar sus acuerdos, teniendo en cuenta que a esa altura ya avanzaban algunos proyectos conjuntos, sería tarea de esta Primera Cumbre Energética.
Hay que tener en cuenta que la cita se realiza en un momento crucial para el futuro de la humanidad, cuando el Norte rico e industrializado se desespera ante la inevitable realidad del agotamiento de muchos de los recursos naturales que producen energía, como el petróleo, el gas y el agua.
América Latina se convierte entonces en una región sobre la cual la avaricia imperial centra sus aspiraciones como nunca antes por constituir una de los mayores reservorios de petróleo, gas, agua y bosques del mundo, y sobre todo cuando se conoce que en los próximos 20 años la demanda de los dos primeros crecerá en 22% y 62%, respectivamente.
De lo que se trata, entonces, es de consensuar una política integracionista que rebase lo comercial en materia energética y se convierta en el vehículo insustituible para el desarrollo económico y social de la región, toda vez que nadie duda que en el mundo de hoy no puede haber desarrollo sin garantía energética.
Importante también resultó el hecho de que en la Declaración de Margarita también se plantee la necesidad de desarrollar programas y actividades de cooperación en materia de ahorro y uso eficiente de la energía, cuando ninguna de las alternativas que busca el Norte rico va en dirección del ahorro ni del uso racional de ese recurso.
Y en nuestro caso, se trata de un imperativo si tenemos en cuenta que el colonialismo, primero, y luego el neocolonialismo y el neoliberalismo, lastraron estructuralmente nuestras economías al convertirnos en agroexportadores.
La Primera Cumbre Energética, sin dudas, se ha convertido ya en un momento de trascendental importancia y base para nuevos empeños en el camino de la verdadera integración que es, también, el de la construcción de una América nueva.

Labels:

Free Counter
Free Site Counter