Cuba a favor de la paz mundial

Tuesday, April 03, 2007

Posada Carriles sigue sin ser acusado de terrorismo en EE.UU.

HACE 10 años, el 4 de abril de 1997, explotaba la primera bomba de la campaña de terror que desencadenó entonces en La Habana Luis Posada Carriles, desde América Central. Una década después, esta serie de crímenes se mantienen impunes aunque su protagonista esté preso en territorio norteamericano, enredado en procedimientos que buscan evitarle una inculpación por terrorismo.
El atentado en un baño de la discoteca Aché del hotel Melia Cohíba, en la capital cubana, el 4 de abril de 1997, marca el principio de la serie de acciones terroristas ordenadas, desde Guatemala, por Luis Posada Carriles.
Ese 4 de abril, una bomba estallaba en un baño de la discoteca Aché del hotel Melia Cohíba, en la capital cubana, y causaba importantes daños materiales. El autor fue más tarde identificado como Francisco Chávez Abarca, un salvadoreño reclutado para esa tarea personalmente por Posada en su país de origen.
Durante meses, medios de comunicaciones internacionales tergiversaron los hechos, en coro con la prensa de Miami.
El 11 de agosto de 1997, en un anuncio pagado publicado en la prensa miamense, titulado "A la opinión pública: mensaje de la junta de directores de la Fundación Nacional Cubano Americana", se afirmaba: "Los incidentes de rebeldía interna que durante las últimas semanas se vienen sucediendo a través de la isla (…) apuntan a elementos altamente organizados dentro del país, quizás dentro de las propias fuerzas armadas".
Precisamente cinco meses después, el 4 de septiembre, ocurre la trágica explosión del hotel Copacabana, que provoca la muerte del joven italocanadiense Fabio di Celmo y ocasiona heridas a otras siete personas.
Arrestado, el autor del atentado, el salvadoreño Raúl Ernesto Cruz León, confiesa de inmediato su vinculación con Luis Posada Carriles.

Labels:

Free Counter
Free Site Counter