Cuba a favor de la paz mundial

Saturday, August 26, 2006

El Henry Reeve no fue a Louisiana, pero...

En unos días se cumplirá un año del curso destructor del huracán Katrina, que dejó una secuela de devastación en estados del sur de Estados Unidos, y cuya cara más visible resultó el desastre en la ciudad de Nueva Orleans, con cicatrices abiertas hasta hoy.
Los médicos cubanos asistieron a las víctimas del terremoto en Paquistán.
Basta leer los titulares de algunos medios de comunicación recogidos ayer en Internet: Demora gobierno ayuda a damnificados, Demócratas harán uso electoral de Katrina, La desolación todavía habita en Nueva Orleans, Desplazados se niegan a regresar a lugares de origen, Miles de damnificados siguen sin vivienda... y así muchos más en la misma tónica.
La temporada ciclónica se estrenó bien activa y, junto a estas noticias, un responsable de las tropas ingenieras de Estados Unidos acaba de asegurar que los diques de la capital del jazz siguen siendo inseguros, y que el gobierno todavía no dispone de un plan adecuado por si se repite la fatídica coyuntura.
Pero entre esos titulares se olvida un hecho de aquellos días que entonces, hoy y mañana, seguirá siendo noticia para quienes se han visto sometidos a las consecuencias de fenómenos naturales como un huracán, un terremoto o tsunami, sin importar la ubicación geográfica o las diferencias políticas.
Apenas se supo de la magnitud del desastre en el sur de Estados Unidos, Cuba puso a disposición de las víctimas un contingente de médicos que, mochilas al hombro, llevarían la experiencia y los insumos para socorrer a miles de norteamericanos que requerían de atención sanitaria.
El contingente, que sumó 1 586 galenos, tomó el nombre de Henry Reeve, el estadounidense solidario e internacionalista que ofrendó su vida por la independencia de Cuba.
La pequeña y vecina Cuba ofrecía lo mejor que tenía, su recurso humano, acompañado de medicinas y hospitales de campaña, sin esperar nada a cambio, salvo el honor y la satisfacción de salvar vidas.
El ofrecimiento, finalmente, fue rechazado por consideraciones políticas en las que no es preciso abundar. Pero pocos días después, se constituyó el Contingente Internacional Henry Reeve, que Cuba puso a disposición de otros pueblos en situacione

Free Counter
Free Site Counter