Cuba a favor de la paz mundial

Thursday, October 05, 2006


¡Pégate al agua, Felo!
La frase ha pasado a la historia como el más estremecedor testimonio del crimen cometido aquel 6 de octubre de 1976
Aquel día las condiciones del tiempo eran normales. Once jóvenes se despedían de sus familiares en el aeropuerto de Thimeri, en Guyana, viajarían a Cuba a formarse como médicos. Algunos aprovecharon para besar a sus novias, otros se tomaron una foto o les dieron el abrazo a padres, hermanos..., mientras esperaban a cinco integrantes de una delegación cultural de la República Popular Democrática de Corea que se sumaría a los pasajeros del avión. Al anunciarse el pase a bordo, todos se despidieron con un gesto de adiós.
Luis Posada Carriles es conducido por las autoridades venezolanas después de planear y dirigir el criminal sabotaje a la nave de Cubanael 6 de octubre de 1976, junto a Orlando Bosch en el momentode su detención.
Guyana los despidió sin novedad. El CU 455 aterrizaría con 27 minutos de retraso en Puerto España, capital de Trinidad y Tobago. Los que iban en tránsito descendieron y el resto de los pasajeros se mantuvo en sus puestos. Allí montan los 24 integrantes del equipo juvenil de esgrima de Cuba, ganadores de todas las medallas de oro en el recién finalizado Campeonato Centroamericano y del Caribe de ese deporte, y que esa misma madrugada habían arribado en vuelo de la Pan American, procedentes de Caracas.
En el aeropuerto trinitario también "abordaron el DC-8 de Cubana de Aviación dos hombres: uno negro y fuerte, y otro con rostro desafiante, de perfil afilado... llevaban maletín de mano y se habían quedado rezagados para entrar de últimos al avión. Subían las escalerillas, sin prisa, y fueron recibidos por una sonriente aeromoza. Ambos se acomodaron en los asientos del centro, uno al lado del otro".
A las 15:49 (GMT), la aeronave sale rumbo a Barbados después de tomadas las medidas de seguridad necesarias desde un frustrado atentado a un avión de Cubana en Kingston, Jamaica. No se aceptarían carga o correo, ni equipaje sin acompañante; se chequearía el equipaje de mano y se revisaría si los pasajeros iban armados; sin embargo, el equipo utilizado por las autoridades aduaneras no estaba preparado para detectar sustancias explosivas, por eso los ciudadanos venezolanos José Vázquez García (nombre falso que dio Hernán Ricardo Lozano) y Freddy Lugo no tuvieron dificultades para acceder a la aeronave.
Ya en ella, rechazan comer. Uno va al baño, se traba la puerta y da gritos de auxilio. El amigo no puede pararse del asiento: el miedo lo deja inmóvil. El propio capitán acude a ayudar al que estaba en aprietos. El mismo capitán al que los dos asesinos habían sentenciado a muerte... A las 16:21, el vuelo arriba al aeropuerto de Seawell, en Barbados. Allí concluyen su viaje Lugo y Ricardo.
Casi una hora después, a las 17:15, la nave calienta motores y despega con destino a Jamaica. A bordo iban 73 personas entre tripulantes y pasajeros.
Ocho minutos habían transcurrido del despegue, cuando en la torre de control se escucha un "¡Cuidado!", era el grito del capitán Wilfredo Pérez, quien se oía a través de la radio del DC-8. Más adelante se percibe claramente lo que le plantean: "Felo, fue una explosión en la cabina de pasajeros y hay fuego". "Regresamos de inmediato; avisa a Seawell", indica el capitán.
"Seawell; Seawell... CU-455-CU-455... Seawell. ¡Tenemos una explosión y estamos descendiendo inmediatamente, tenemos fuego a bordo!", fue el mensaje de aviso. "¿CU-455 regresará al campo?", ripostan. A las 17:25:20, otra vez se escucha en la torre de control la voz del copiloto: "Seawell CU-455... pedimos inmediatamente, inmediatamente pista". Un "Recibido", llega desde la torre de control. "CU-455 autorizado a aterrizar".
Segundos después, a las 17:25:27, en Seawell se oye una frase perentoria: "¡Cierren la puerta, cierren la puerta! CU-455. Tenemos emergencia total, continuamos escuchando, respondan".
Una segunda explosión había tenido lugar en el área de los baños traseros. Sin percatarse aún de la nueva complicación, el copiloto grita: "¡Eso es peor, pégate al agua, Felo, pégate al agua!". Entonces el piloto hace girar la aeronave, sabía que se acercaba el fin... Con su acción evita que la nave caiga sobre la playa cercana y se impiden más muertes inocentes. A lo lejos, ante los ojos atónitos de los bañistas, una bola de fuego descendía en las costas de Barbados con su preciosa carga calcinada.
Un avión venezolano que volaba cercano al lugar emitía una señal: "Este es DQ-650. ¿Los podemos ayudar en algo?" Ya, para esa hora, la única respuesta fue el silencio. A una profundidad de 1 800 pies y a 4,8 millas del litoral, la fragata británica H. M. S. Tartar ubicó los restos del DC-8 de Cubana.
Un corresponsal del diario mexicano Excelsior, Ted Córdova, señaló que el "principal error" de los ejecutores fue el haber hablado sobre la acción terrorista que habían realizado, mientras se trasladaban entre el aeropuerto y la capital trinitaria. Imaginaron que el taxista, Erick Johnson, no entendía el español; sin embargo, cuando este los dejó en el hotel Holiday Inn, formuló la denuncia ante la policía, lo que permitió que poco después fueran arrestados.
En Puerto España, en medio de su nerviosismo, Hernán Ricardo llama a su novia a Caracas y le pide que le avise a Luis (Posada Carriles) que "el autobús con los perros se había caído".
Posteriormente, él mismo pudo hablar con Posada y le plantea: "¿Qué hubo Luis, aquí chico, estoy en un problema, no sé qué hacer, pero el bicho se cayó y parece que hay muchos sobrevivientes, con la cantidad de siete ñampios, comunícale eso al jefe Paniagua (seudónimo de Orlando Bosch)".
Para el 15 de octubre de 1976 la policía venezolana informó sobre el allanamiento del negocio que Luis Posada Carriles tenía en Caracas, donde fueron detectadas pruebas acerca de la vinculación existente con los ciudadanos Lugo y Ricardo; así como su detención y la de Orlando Bosch.
En una entrevista a The Miami Herald, publicada el 10 de noviembre de 1994, Posada expresó con el mayor cinismo que "el sabotaje fue el golpe más efectivo que se haya realizado contra Castro".

Free Counter
Free Site Counter