Cuba a favor de la paz mundial

Saturday, October 07, 2006

Así es la justicia norteamericana

MIENTRAS cinco cubanos que infiltraron grupos terroristas de Miami recibieron en total cinco cadenas perpetuas más 67 años de cárcel, dos de los más grandes traficantes de droga del continente, los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, acaban de negociar con el gobierno norteamericano sentencias de 30 años de detención.
Creadores del Cartel de Cali, los dos colombianos reconocieron haber introducido en territorio norteamericano más de 200 000 kilos de cocaína desde 1990 hasta el 2002 por un valor de $2 100 millones.
Según informes de la policía, la droga colombiana viajó a través de Venezuela, México, Panamá y Guatemala, para envenenar a millones de estadounidenses, en gran parte jóvenes de las zonas urbanas más abandonadas.
Tras la firma de un “acuerdo” con el Gobierno que beneficia a los negocios de 26 miembros de sus familias que serán retirados de las listas negras federales, los dos capos colombianos aceptaron someterse a 30 años de reclusión. El convenio de 12 páginas libera a los hermanos de la obligación de cooperar con la policía en operaciones antinarcóticos.
Hay que recordar, al constatar la complacencia con que la justicia norteamericana negocia con los peores criminales del continente, que la jueza Joan Lenard, de Miami, condenó a dos cadenas perpetuas más 15 años a Gerardo Hernández; una cadena perpetua más 18 años a Ramón Labañino; una cadena perpetua más 10 años a Antonio Guerrero; 19 años de prisión a Fernando González, y 15 años de prisión a René González.

Free Counter
Free Site Counter